miércoles, septiembre 19, 2007

Casi nada que contar.

Tras lo ultimo, casi nada que contar. Últimamente no busco nada más que aplacar el cansancio que me aqueja. Los libros que hace un tiempo leía con placer y devoción religiosa, han quedado relegados a un segundo plano, ahora solo me dedico a comprarlos y a mirarlos, saboreando aun las palabras que se incrustaron alguna vez en mi memoria. Todo eso me tiene confundido, lo único que en verdad me gusta hacer es lanzar palabras, retenerlas en la memoria y vomitar mi propia mierda, pero de un tiempo a esta parte parece que ni eso puedo hacer, malgasto el poco tiempo que me va quedando en banalidades que no me llenan en lo absoluto. Pretendo pensar que es solo un momento, que vendrán días mejores en donde pueda volver a los lejanos quehaceres que me mantenían vivo. Ahora solo resta esperar a ver que pasa. Aunque se que esperar sin esforzarse en torcer todo esto no me llevara a ningún lugar y mi intención siempre ha sido avanzar, dar rienda suelta a las emociones que me sobrevienen he intentar con eso crear algo aunque tan solo me satisfaga a mi.